La rebeldía nos hace avanzar.

Todo avance es comenzado por un impulso, el impulso del inconformista que adaptó su entorno comenzando desde su propia adaptación.

La historia avanza sobre ruedas impulsadas por rebeldes que se negaron a ser pasivos. No hay ni un solo personaje histórico que no pasara a la historia gracias a una pizca de rebeldía.

Ser rebelde no es la percepción instaurada de ir a contracorriente, si no la de adaptarse al cauce para nadar donde se quiere. Los que están arriba se encuentran cómodos en sus tronos, y se preocupan por continuar recostados en ellos; instauran la pasividad como religión para no tener que esforzarse por mantenerse allí arriba; en el pico de la pirámide, porque saben que en esa pirámide del poder no hay muros físicos, que solo son virtuales, muros percibidos inconscientemente mediante la educación social instaurada.

Donde están los límites? Solo los que los traspasan los desconocen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: