Podemos ahogarnos o seguir nadando hacia delante.

Haciendo un símil “acuático” con la situación económica veo que para algunos medios estamos ahogados, para otros estamos chapoteando y en otros parece que tenemos cómodamente los pies en el agua.

Como país y como individuos estamos en el agua definitivamente después de caernos del yate hará cosa de poco más de dos años. Y ante la carencia de líderes que nos lancen un flotador nos ahogamos irremediablemente mientras vociferamos exigiendo ayuda y claudicamos entre sollozos.

Pero todos sabemos nadar, estamos preparados para mantenernos a flote; guerras y crisis demostraron que el hombre siempre se repone ante sus peores problemas. Vamos a ser menos? Aunque no veamos costa a la vista hay que seguir nadando hasta que definitivamente nos quedemos sin fuerzas.

Quejarse ya no sirve para nada, llorar hace tiempo que dejó de ser útil, del agua se sale por arriba y no por abajo, mientras nos quede aire que respirar tendremos fuerzas para seguir nadando, el ingenio y la fuerza están para escalar muros y no para quedarnos en posición fetal dejando que la llama se apague.

Un crisis no mata, igual que a nadar se aprende en el agua. Dicen que la orquesta aún tocaba cuando se hundía el Titanic, pero muchos de los que bailaron con su ritmo sobrevivieron porque tras el baile les quedó fuerza para luchar en medio del océano.

Aún nos queda muchas orquestas con las que bailar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: