Archivos Mensuales: octubre 2009

Obama y la importancia de la escenificación simbólica

Ayer volvimos a tener dos ejemplos del gran manejo que tiene Obama sobre el uso de la imagen para reforzar sus medidas. Hablo de la firma de la conocida Ley Sheppard-Byrd y el pequeño homenaje a los soldados caídos en la operación “Libertad Duradera”.

Toda firma de una nueva ley suele estar rodeada de conflictos sociales y éticos más o menos perceptibles, pero Obama, al situar en el encuadre de las cámaras a los familiares de dos víctimas de la intolerancia arraigada en algunas zonas del país, reivindicó el sufrimiento, la mayoría de las veces silencioso, que ha provocado no contar con esa ley hace décadas. Perseguir federalmente a los homófobos y racistas tal vez nos suene obvio a los europeos, pero en grandes zonas rurales de los Estados Unidos el racismo y la homofobia están tan arraigadas como el odio al estado como salvaguarda, de ahí el eterno derecho a portar armas. Obama juntó en la misma escena a dos madres y a la bandera del país, recordando que sus hijos eran tan americanos como cualquier otro.

Después se fue a recibir en un oscuro aeropuerto militar a los féretros de 18 soldados caídos en combate. Otra diferencia con Europa, allí no hay funerales de Estado para los soldados muertos en conflictos, desde la guerra de Vietnam se ocultan los ataúdes con censura paranoica. Obama, que ya quitó la prohibición de Bush de no publicar imágenes de ataudes de militares, da una vuelta de tuerca al honrarlos con su presencia cargada de significados. No quiere que los soldados que luchan en la que ahora es su guerra se conviertan en parias excluidos de la sociedad, también busca la comprensión de los familiares de los muertos y no olvidemos que esta escena refuerza su papel como Comandante en Jefe del país al mantener e interpretar la coreografía militar del acto como vimos en las imágenes. Desconozco si entre sus asesores Obama cuenta con algún guionista, porque es sorprendente su control sobre las escenas que interpreta para afianzar su imagen y las acciones que lleva adelante.

La consigna es ser positivo

“La consigna es ser positivo. Lo guay no es trabajar todo el año e irte 15 días de crucero, sino crearte una vida cotidiana lo bastante atractiva para que ahí resida tu felicidad.”
Oscar Daniello

Combate, pelea, lucha.

Odio a los cristianos que se han dejado matar en los circos romanos sin pelear. La lucha justifica la existencia del hombre. Un hombre que no lucha no es un hombre. Uno adquiere su dignidad enfrentándose a la enfermedad, al horror, a la soledad, a la estupidez. El hombre tiene la obligación moral de pelear contra todas las cosas negativas con las que la vida le rodea. La vida me ha hecho abandonar muchas cosas salvo el respeto por el valor. Entiendo por valor esa facultad humana de poder decir no, de negarse a rendirse, de luchar hasta el final por las convicciones. Luchar igualmente, sabiendo que en tu fusil ya no quedan cartuchos. La única verdadera virtud es el combate por la dignidad.

Arturo Pérez Reverte

Sueños

“… Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar… decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz. Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos. Aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar, descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui. Me dejó de importar quién ganara o perdiera; ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer. Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien «Amigo». Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, «el amor es una filosofía de vida». Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas… Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo para descansar… ahora simplemente duermo para soñar”Walt Disney

Nunca te detengas!

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco Los días se convierten en años… Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hay otro desafío. Mientras estés viva, siéntete viva. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo. No vivas de fotos amarillas…Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. ¡Pero nunca te detengas

Madre Teresa de Calcuta

Mañana #cadavidaimporta tendrá mucho más sentido.

Mañana tendrá lugar la manifestación contra la ley del aborto impulsada por los llamados “provida”, palabro curioso si tomamos en cuenta el caracter filosofico de la palabra “vida” y sus significados cientificos, religiosos y lingüisticos.

Aunque no voy a discernir sobre que es “vida”; mejor que se lo pregunten los provida a las adolescentes que tiran su juventud y su futuro por la borda al hacerle caso a unas personas con la vida solucionada que no tienen mejor cosa que hacer que boicotear actividades legales y legitimas. No critico la manifestación en si, cada uno tenemos el derecho de expresar nuestras ideas, mucha sangre se ha derramado para que gozemos de este derecho.

De lo que ya no estoy tán de acuerdo es de los dogmaticos y salvapatrias que mañanan se echarán a la calle para movilizar al “pueblo” ante un derecho del que toda mujer debe gozar; elegir su futuro.